Según informaciones difundidas a través del programa de televisión El Gordo y La Flaca, la popular agrupación de música norteña K-Paz de la Sierra, enfrentaría serios problemas legales que podrían desembocar en una posible disolución.

Felícita Gómez, viuda del desaparecido líder del grupo, Sergio Gómez, ha entablado un pleito por los derechos del nombre de la agrupación, según se informó en el programa.

Se conoció que hace algún tiempo Felicitas removió a Juan Gómez, su cuñado, del manejo de la agrupación, argumentando que no había transparencia en el manejo de las finanzas de la banda, cediendo el mando al vocalista Miguel Galindo.

Miguel Galindo  se unió con Juan Gómez, luego de un pleito en la agrupación, para entablar una disputa legal con la viuda y así poder determinar a quién le pertenece  el nombre del grupo.

Cada uno de los involucrados en este pleito, que apenas comienza, tiene sus propias demandas. La viuda Felícita Gómez dice que la agrupación y el nombre le pertenecen a ella y a los cinco músicos que conforman la banda.

Juan Gómez, hermano del fallecido cantante, alega que el es el dueño del 50 por ciento del nombre de K-Paz de la Sierra y Miguel Galindo, asegura que le deben más de 100 mil dólares en honorarios profesionales y que exigirá su indemnización.